Cuando la dependencia pesa - Sesiones de psicologia online
Contacta

Cuando la dependencia pesa

Los seres humanos somos personas sociables.
María Gil 28/09/2020

Los seres humanos somos personas sociales y como tal, estamos preparados para establecer relaciones interpersonales fuertes y duraderas. En ocasiones esto sucede desde la necesidad y no desde la elección, y es lo que denominamos ‘dependencia emocional’.

Ser conscientes de que nos vinculamos con el otro desde ella, nos ayudará a mirarla de frente y vivir las relaciones de una forma menos dolorosa. En este punto, es interesante que observemos las relaciones desde el prisma de la construcción de algo diario, intentando dejar de lado la NECESIDAD de vincularnos. En muchas ocasiones (empezando por canciones, poemas o películas) hemos oído frases como, Te necesito, Sin ti me muero, es decir, frases que nos recuerdan y hacen visible la normalización de relaciones donde la dependencia es la guía.

Comprendemos que salir de ello puede ser complicado, pero ¿qué nos ayudaría a vivir y crear relaciones desde una perspectiva diferente?

Algunas ideas:

  • Elegir: Ser conscientes de que la persona que tenemos al lado es importante elegirla cada día. Por las cosas que nos aporta, lo que nos hace sentir o cualquier otro motivo, pero elegirla.
  • Olvidarnos de la eternidad de las relaciones. Cuando somos capaces de aceptar que las relaciones pueden llegar a su fin, empezamos a tener menos miedo y a unirnos con la otra persona de una nueva manera.
  • Centrarnos en que funcione y no en asegurarnos al otro. Si nos centramos en trabajar en la relación día a día en vez de trabajar por asegurarnos que la persona que tenemos al lado se quede con nosotros, es más probable que el miedo a perderla desaparezca y por tanto, nuestras creencias nos permitan vivir la relación de forma más sana.
  • Perder el miedo a perder. Es curioso cómo la vida se basa en la pérdida de momentos. Cada día que despertamos, es un día en el que tenemos que despedirnos de experiencias, momentos o personas. El ser humano está acostumbrado a la pérdida y sin embargo, parece que nos cuesta despedirnos de relaciones que no nos hacen bien.
  • No temer al duelo. A veces dejamos de lado la posibilidad de abandonar una relación por el miedo que tenemos a vivir un proceso de duelo. Pero, si pensamos en situaciones parecidas que hemos atravesado ¿realmente lo pasamos tan mal?

Intentemos un cambio de perspectiva y pasemos del No puedo vivir sin ti al Estoy mejor contigo.

     
Abrir chat